• Ricardo Melo

📌 Quiero controlar todo pero… ¡No puedo!



Existe una línea delgada entre la búsqueda saludable de certezas y la rigidez obstinada que genera la necesidad excesiva de control.


Te doy claves para no caer en una peligrosa trampa, capaz de poner en riesgo tu negocio, salud emocional y vínculos.


El control es muy atractivo porque genera una sensación de poder. Que el otro responda como tu quieres; que el otro haga las cosas como tu las quieres; que el otro piense como tu piensas, suena como un canto de sirena. Pero lo cierto, es que existe una patológica necesidad de dominio, que genera en la persona que lo padece, un enorme gasto emocional y perjudica sus vínculos.


Ten en cuenta que centrarse en todo lo que está por fuera de tu control es además de una fuga de energía, un gasto de tiempo muy grande que incluso puede despersonalizarte y alejarte de tu propio bienestar .


Uno de los rasgos más visibles de quienes sufren esta necesidad desmedida es la angustia constante, porque dejan de mirarse así mismos, prestándole mucha atención en cómo hace, dice y acciona la otra persona (mas espejo y menos lupa)


Esta actitud genera emociones y estados de ánimo como el enojo, el resentimiento y ansiedades.


A nivel teórico, esto no es nada nuevo y existe consciencia de ello, pero a nivel emocional se olvida muy fácilmente, lo que lleva al malestar.



La primera pregunta clave aquí es:



¿Qué es lo que esta fuera de tu control?


  • Las opiniones de los demás.

  • Las acciones de los demás.

  • La consecuencia de las acciones de los demás.

  • Las creencias de los demás.

  • Los sentimientos de los demás

  • Las palabras de los demás.


La segunda pregunta clave es:


¿Qué es lo que esta dentro de tu control?


  • Tus pensamientos.

  • Tus palabras.

  • Tus reacciones.

  • Tu esfuerzo.

  • Tu solidaridad.

  • Tu conducta.

  • Tus acciones.

  • Tu actitud.


La tercera pregunta clave es:


¿Es algo que puedo controlar? O, ¿Esto es algo que no puedo controlar ni tampoco influir?


Aunque no podemos cambiar o reescribir nuestras biografías personales, podemos reescribir las historias que nos contamos de cara al futuro y ampliar la cantidad de cosas, en gran medida, de lo que podemos cambiar en nuestras vidas. Ese es tu metro cuadrado, el metro cuadrado en donde tienes pleno control de tus acciones, deciciones y actitudes.



Victor Frankl en su libro “El hombre en busca de sentido”, nos da enseñanza sobre esto.

En esta obra, el psiquiatra austríaco cuenta sus experiencias como prisionero en el campo de concentración de Aushwit. El se encontraba en una situación injusta, dolorosa e incontrolable, lo despojaron de sus bienes materiales, de su familia y hasta de su nombre (era solo un número de prisionero).


Ni el ni ninguno de los prisioneros estaban allí por su culpa, no tenían ningún poder de poder decidir salir de ese infierno en vida, y ni siquiera podían cambiar el humor de los guardias, quienes, por cierto, en cualquier momento podían decidir quitarles la vida.


Victor Frankl nos enseña que nos pueden despojar de absolutamente todo, menos de la dignidad primera y última del ser humano, que es su capacidad de elegir cómo responder a la situación en la que se encuentra inclusive si no puedes cambiarla.


En esa respuesta, y tomando ejemplos diarios de nuestras vidas, podemos decir que independientemente que no podamos controlar la situacion podemos elegir como transitarla, y esto no quiere decir ser optimista y ya, ni vivir una version inexistente de la realidad, significa que esa capacidad no te la puede quitar nadie, solo vos mismo/a.



¿Cómo soltar el control?


Haz una lista mental de las cosas diarias que no puedes controlar, por ejemplo el tráfico, el clima, los humores sociales, etc.


Ahora te pido que reflexiones un instante en esta pregunta....


¿estas situaciones te controlan a vos? ¿Infieren y cambian tu momento del día?


Ahora haz una lista mental de ¿Cómo quieres sentirte frente a cada una de esas situaciones que no puedes controlar?


El aprendizaje aquí es que , cuando no tienes el control, siempre tienes decisión.



¿Existe un control funcional?


Si, el control que te conecta con lo que quieres y no con lo que te esta sucediendo


Es bueno controlar:


• SI LLEVAS BARBIJO ANTES DE SALIR DE TU CASA.

• LOS GASTOS SEMANA A SEMANA Y A FIN DE MES.

• LA SALUD CADA 6 MESES.

• SI SE LLEGA AL OBJETIVO.




La paradoja del control


La Paradoja del Control es que el controlador termina siendo controlado. Como el paseador de perros, que camina controlando a todos los perros tomándolos de sus correas, pero así los perros como la vida, hacen lo que les fluye, el paseador termina siendo paseado.


Hay una escena muy clara de esto, en la pelicula Matrix que muestra al “Arquitecto” del sistema, mirando todos los monitores sentado a solas en su sillón, controlando lo que hacen los humanos en la “matrix”; Aquí es cuando los monitores terminan controlando a quien los monitorea. El controlador siempre está siendo controlado por lo que controla y como esta escena nos muestra, el controlar es un lugar solitario.





¿Qué hacer entonces?



Aquí 7 claves que puedes utilizar para dejar de controlar lo incontrolable :


1.No tenes control sobre los resultados, pero si la libertad de elegir quien queres ser frente a ellos. “No vemos el Mundo tal cual es, sino tal cual Somos”

2.Acepta y tolera que las certezas no existen, si las probabilidades, no somos lo que nos pasa, somos lo que hacemos con lo que nos pasa.

3. Aunque te esfuerces mucho en algo, eso no quiere decir que lo consigas, aceptar como parte del camino las expectativas trastocadas son sinonimo de crecimiento.

5.Responsabilidad: Llamemosla ResposHabilidad, a la habilildad de responder eficazmente en un area o dominio; No tenes el control pero si la capacidad de elegir como y quien quieres ser frente a esa situacion, por que por el contrario “Todo lo que resiste, persiste”

6. El otro es como es y no como quieres que sea: No se trata de que una relación sea como la idealizamos, cada persona es un mundo y por lo tanto cada relación será ÚNICA, esto tambien es actuar desde la empatia. Inclusive con los hijos, que quieres lo mejor para ellos y por eso intentamos guiar y controlar sus acciones por el camino que consideramos más acertado. Sin embargo, lo mejor para ellos es que se los conduzca por el camino de aprender a ser uno mismo y aceptar al otro.

7. Identificar y conversar con los miedos: Escribe una lista de miedos, el control tiene sus raíces en el miedo. Intentas controlar las cosas porque tienes miedo de lo que pueda pasar si no lo haces. Recuerda que el control es una ilusión. ¿De qué tienes miedo realmente? Cuando lo analices y los reconozcas, serás capaz de soltar el control.




¡Gracias por leer hasta el final!







Escrito por: Ricardo Melo / Mentor de Coaches / Speaker Internacional / Creador de Coaching Inmobiliario con una experiencia de una década en el rubro en forma ininterrumpida, por el han pasado cientos de inmobiliarios con excelentes resultados en sus procesos / Creador de la primera red de coaches Buscatucoach.com y Director de la Escuela Internacional Lider Coach Profesional. / Autor del libro Soy Coach ¿Y ahora qué? . Revisado por : Equipo de Coaching inmobiliario ®



#CoachingInmobiliario #CoachInmobiliario #BlogInmobiliario #TipsParaInmobiliarios #ProductividadInmobiliaria #InteligenciaAdaptativa #AQ #Control #Controlador #RicardoMeloCoach

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo